sábado, 27 de diciembre de 2008

BALANCE DE FIN DE AÑO




¿A quién mierda se le ocurrió?

Mandato social instaurado en la cultura popular, el balance de fin de año es al ser humano, lo que el tuco a los fideos. Obviamente, no me refiero al balance que hacen los Contadores y que es aburridísimo; hablo sobre aquel en el que uno hace dos columnas e intenta llenar la de los pros más rápido que la de las contras.
A algún estúpido se le ocurrió que con el cierre de cada año calendario (sumado al candombe mental que implican las fiestas navideñas) uno debe ponerse a cavilar sobre los aciertos y fracasos; buscando quizás una excusa más para caer en brazos de viejos vicios, saltando al vacío del próximo año (debidamente colocado a fuerza de algún somnífero potente, o cinco litros de cerveza…da igual).
Habría que encontrar a ese imbécil que decretó que uno se haga la croqueta rememorando los hechos vividos en el año que termina, como si uno pudiera editar las escenas que no le gustaron, cambiar los finales y borrar los errores con liquid paper. Lo hecho, hecho está y rebobinar la película para desmenuzar los sucios detallecitos que deberíamos examinar sólo sirve para convertirnos en rebeldes resentidos en busca de más y peores experiencias.
¿Por qué será que pocas personas ven los aciertos, anotan las victorias y recuerdan los momentos placenteros?. ¿Somos profesionales de la queja?. Creo que quienes prolijamente se detienen a pensar en lo que pasó, concentrándose en lo negativo, son unos pajeros del dolor. Se regodean en él como los cerdos en la basura, deleitándose con sus propias miserias para seguir arrastrando mochilas y así despertar la empatía de sus semejantes.
Algunos se comprarán agenditas inmaculadas donde anotarán sus metas, programarán sus visitas anuales al médico y transportarán el saldo del banco de la agenda anterior. Tacharán con una regla los objetivos alcanzados y se plantearán nuevos desafíos con renovados bríos (como si fuera suficiente con dar vuelta una página para cambiar la suerte de esta mano que ha tocado).
No le encuentro vicio a ser prolijo, ordenado y dotado con la fé necesaria para fijarse metas; el tema está en que algunas veces la vida nos sacude la estantería que tan minuciosamente habíamos decorado, dejándonos colgados de una palmera, en bolas y sin agua potable. Ahí es cuando nos damos cuenta que los balances de fin de año sólo sirven para reírnos de lo que pensábamos un año atrás, porque la vida (gracias a Dios o al Arquitecto) es mucho más rebuscada y jodida de lo que imaginábamos. Lo que hicimos no tiene arreglo, lo que se viene (sobretodo en Argentilandia) es difícil de preveer; entonces me pregunto: ¿para qué carajo me voy a hacer malasangre haciendo cuentas innecesarias?.

Sin embargo, para los adictos a estos procesos de reorganización mental, he creado una magnífica lista que los llevará al borde del suicidio (si es que andaban flaqueando, arrastrándose por el lado oscuro de la Luna) o a escuchar la Obertura 1812 de Tchaikovsky (si es que han derrochado carisma aplastando al enemigo y terminaron de pagar la hipoteca).

Las veinte preguntas ineludibles a la hora de cerrar balance

CHECK LIST

¿Has adoptado, de una vez por todas, alguna religión/secta/culto que te otorgue alivio espiritual y alguna que otra respuesta a tus dudas metafísicas?
¿Has ordenado el botiquín del baño, el garaje, la baulera, la parrilla, el placard del lavadero y/o la guantera del auto?
¿Has concurrido a las citas que con mucho esfuerzo supiste conseguir con el Odontólogo, Psiquiatra, Médico de Cabecera, Gastroenterólogo, Ginecólogo/Urólogo, Nutricionista, Dermatólogo y Oftalmólogo?
¿Has plantado un árbol, escrito un libro y procreado en forma voluntaria?
¿Has destinado parte de tu tiempo/dinero a aquellas dieciocho obras benéficas y/o causas importantísimas a las cuales te suscribiste por Internet apoyando el dedito índice en la tecla “enter”?
¿Has dedicado parte de tu tiempo a jugar con tus niños o los niños de tu familia, más allá del sermón educativo o la patada en el culo toda vez que trajeron calificaciones nefastas?
¿Has perdido o ganado esos kilos que te habías propuesto, para dejar de sentirte la ballena Keiko o Stan Laurel?
¿Has erradicado la malta y el lúpulo de tu heladera (esos cincuenta y ocho porrones y treinta y seis latitas que harían las delicias de Homero Simpson)?
¿Has pisado territorio asiático?
¿Has cambiado la correa de distribución de tu vehículo?
¿Has pintado tu habitación, redecorado el comedor o confeccionado cortinas nuevas?
¿Has cocinado alguna de las recetas del suplemento de cocina que viene con el periódico matutino de los jueves?
¿Has visto alguna de las trescientas noventa y cuatro películas que pirateaste por Internet?
¿Has concurrido a la reunión de exalumnos de tu Colegio, que sistemáticamente evitaste desde que te dieron el diploma y la palmadita en el hombro?
¿Has aprendido algo nuevo, aparte de los cinco últimos trucos para evadir los controles de alcoholemia y multas fotográficas de la Policía de Tránsito?
¿Has sentido pasión por algo o alguien, que no fuera tu nueva consola de juegos o tu último par de stilettos?
¿Has dicho “te quiero” a tus seres queridos, estando sobrio, sano y en pleno uso de tus facultades mentales?
¿Has reciclado, ahorrado energía y cepillado tus dientes cerrando la canilla hasta el momento de hacer el buche de enjuague?
¿Has dormido con la conciencia tranquila sabiendo que cada bocado que te llevaste a la boca te pertenecía legítimamente y que has hecho todo lo posible para no dejar deudas pendientes?
¿Has logrado vencer algún vicio, dominado alguna fobia o superado algún trauma de la infancia?

Sepan, que si contestaron que si a por lo menos cinco preguntas, se han hecho acreedores al mayor de mis respetos (y a una ovación de pie).
De todas maneras, les aclaro que no pienso hacer ninguna lista, ni sacar cuentas ni nada de nada; porque en mi guarida y por decreto unilateral, cerramos balance el primero de mayo…de puro rebeldes nomás!.






5 comentarios:

Anónimo dijo...

jaja.. nuuunca hago el resumen asi del fin de año y justo ayer se me dio por hacerlo.. para aclarar las cosas nomas en mi mente que siempre es un desastre total y justo hoy leo esto.. que cosaaa!!

pero che, hice mas de 5 cosas en esa lista o creo que hice.
respeto please! jaja

ººYasiºº

Paula Ga dijo...

Un aplauso pal asadorrrrrrr!

Mhairi dijo...

Yo no se si hice 5 de la lista de cosas, tal vez si o tal vez no... pero por lo menos me quedo contenta de que hice lo mejor que pude durante todo el año.
Para mi eso cuenta y ya lo termino con una sonrisa.
Que pasara en el 2009? Ni idea, a medida que vaya transcurriendo el año, lo sabre.

Un besote y un APLAUSOTE para mi (no)tia favorita!

Anna Magdalena P. Trebijano dijo...

Por favor, sigue escribiendo de vez en cuando, si puedes. Me haces reir, qué digo reir, me parto de risa con tus entradas (y tus salidas) y me alegras la vida, con lo difícil que es eso. Muchos besos.

Paula Victoria Garibotti dijo...

Gracias por leer Anna!. Me alegro de que te haya hecho reír, esa es la idea. Te mando un abrazo grande y te prometo seguir escribiendo.